lunes, 13 de marzo de 2017

Máximo CASTAÑAZO. La delirante demanda del Consejo General de Enfermería contra la Asociación Nueva Enfermería.



     La asociación "Nueva Enfermería", de la que seguro han oído hablar todos a estas alturas, es un grupo de gente inquieta y con ganas de mejorar la profesión enfermera desde sus bases más elementales, que es desde donde deben arrancar las cosas más importantes. Y desde luego, nada más relevante que las instituciones que nos representan por fuerza y por ley; vamos, que no nos queda otra que pertenecer a ellas.
   
      Dicho esto, la siguiente cuestión que puede surgir es: "¿Quiénes forman Nueva Enfermería?".
Pues usted mismo, si así lo desea, ya que es tan simple como asociarse y ponerse manos a la obra. No se cierra la puerta a nadie y se necesita gente con implicación y ganas de cambiar las cosas.

   Seguro que a alguien se le ocurre preguntar: "Pero entonces, la Junta Directiva... ¿Quienes la forman?". Pues pasen y vean a un grupo de enfermeras que en su momento decidieron que, dentro de sus posibilidades, la Enfermería merece un cambio o, al menos, estar informada de lo que EN REALIDAD nos pasa a diario , algo que dista mucho de ser una una balsa de aceite.

     Pues bien, dentro de ese grupo heterogéneo, hay presencia también asturiana, ya que, por suerte o por desgracia, estamos metidos en todos "los fregaos" donde consideramos que se hacen las cosas bien (o mal) en relación al presente y futuro de nuestra profesión y sus representantes, de ahí que dediquemos esta entrada en nuestro blog.

     Sepan ustedes, y aquí comienza la historia, que siendo la Asociación Nueva Enfermería (ANE) un retoño, un ilusionante proyecto "recién nacido" con muchas esperanzas, una de las primeras cosas que recibió no fue una calurosa y afectuosa bienvenida, no. Lo primero que recibió fue un sonoro mamporro con forma de demanda por parte, nada más y nada menos, que del Consejo General de Enfermería de España (Máximo González Jurado y su cuadrilla desplegaron toda su fuerza y arsenal para intentar cortar de raíz cualquier posibilidad de éxito de esta nueva asociación enfermera).

     Les aconsejo leer detenidamente la entrada, porque no tiene desperdicio. Hay películas en los cines con peor guion que el de esta truculenta maniobra.

    Pues bien, pasados los meses y gastados nuestro tiempo y también nuestro dinero  (no nos engañemos, eso era el principal objetivo del CGE: asfixiar económicamente cualquier brote incómodo), ya tenemos respuesta  sentencia y resolución Judicial.

     Como nos parece que es una información lo suficientemente importante como para abrir los ojos a mas de una y de dos enfermeras, creemos que merece un análisis detallado por nuestra parte, y a eso vamos con la esperanza de que la curiosidad les haga seguir leyendo.

    Como ya hemos dicho, nos hacemos eco de este fallo judicial no sólo por el interés general que suscita, si no porque miembros de la AEA están directamente implicados. Disfruten del espectáculo.

     En esta primera captura se puede ver que la demanda interpuesta por el CGE implica a más de una persona, lo que pone de manifiesto la intención dañina del demandante, ya que no sólo demanda a la ANE como asociación, sino que menciona y carga contra todos y cada uno de los miembros de su Junta Directiva, uno por uno, de forma nominal y explícita.

     A nadie con dos dedos de frente se le escapa que no deja de ser un intento de amedrentar; algo que, dicho sea de paso, no se consiguió (por no asegurar que tuvo el efecto contrario).  Esta tranquilidad demostrada por los demandados no fue por exceso de valentía ni soberbia de la Junta Directiva, si no por el convencimiento de que siempre se han hecho las cosas correctas desde el principio.


     Segunda captura. Aquí se puede ver todo lo que el CGE solicitó en su demanda, que no es poco, así como sus delirantes argumentos.

      Dicen que ellos son los propietarios de la marca "en NUEVA ENFERMERÍA" a nivel europeo, que hay riesgo de confusión con la asociación y que se le hace competencia desleal en forma de "ACTOS DE IMITACIÓN, DENIGRACIÓN Y CONFUSIÓN". Uno se imagina lo que pensaría su abogado cuando tuvo que redactar la demanda y lo mucho que tuvo que morderse la lengua para no perder el encargo... que obviamente pagamos todas las enfermeras, pues va cargado no al bolsillo de Máximo o de la Junta del CGE, sino al presupuesto de TODA la Organización Colegial, es decir,a todos nosotros.

     Recuerde, el CODEPA les entrega casi medio millón de euros todos los años... no vaya a ser que se arruinen, y a pesar de todo tampoco nos rinden cuentas, ni siquiera hemos tenido representación de Asturias en sus reuniones. ¿Habrá explicado el CGE en qué reunión se tomó el acuerdo de comprar la marca e interponer la posterior demanda? .

    Así pues, como lo que se hace en ANE es "malo malísimo" se solicita por parte de un CGE desamparado y desvalido (#ironíaoff) que nos cambiemos de nombre, que dejemos de usar esa denominación y que cancelemos la web y el blog.

Vamos, cerrojazo puro y duro. ¿Quién necesita Estatutos Mordaza o Inquisición?

      Pero eso no es todo, ahora llega el ensañamiento: el CGE solicita a Su Señoría que publiquemos ( a costa de nuestros bolsillos, por supuesto) el fallo judicial en "El Mundo", "El País" y como no, en "Diario Enfermero" y "Diario Médico". ¿A quién pertenecen estos últimos? Sin comentarios, busquen, pero ya les advertimos que no busquen muy lejos. Todo queda en casa.

       Y por si fuera poco, solicitan que además paguemos toda la fiesta y molestias ocasionadas, es decir, las costas, que ya les adelanto no eran para nada baratas...

Casi nada, oiga. Lea sin rubor e intente no enojarse aún, esto es lo que el CGE solicitaba en la demanda:


     Sin embargo, y muy a pesar de los esfuerzos de Máximo, la Junta del CGE y su equipo de abogados... el Juez sentenció algo muy alejado de sus ambiciones.   

Aquí llega el momento en el que a Su Señoría se le debió de levantar una ceja ante tal despropósito y no le quedó otra que arremangarse la toga y decir, vamos a ver "ya basta de bromas"... y claro, sale el escrito que sale.

     Ya sabemos que nada puede hacer sombra al Podólogo de Puente Genil, que nada hay en el mundo mundial que iguale su valía y esplendor. Ahora bien, eso de que ANE le hace competencia de forma ilegal... eso dice el Señor Juez que no, que ni es ilegal ni hay tal competencia. 

     El Sr. Juez deja muy claro que una cosa es lo que hace ANE, informar a las enfermeras o criticar al CGE, y otra completamente distinta lo que el CGE dice que hace con su invento (y otra aún distinta lo que realmente hace, es decir, nada).

      Zas, la primera en la frente.  Lean, lean, no sean tímidos:
   
     ¿Y qué pasa? que Su Señoría le aclara al CGE, por si no lo sabía, que ANE no realiza ninguna competencia comercial. Vamos, una obviedad, ya que  ANE carece de fines comerciales, y lo que es mucho peor, el registro que ha hecho el CGE tampoco tiene ese fin. Vamos lo que se dice "un auténtico despropósito"

      El caso es que nadie ha visto tazas, camisetas, panfletos, libros o merchandising bajo el nombre del CGE y su pretendida marca "en Nueva Enfermería". No se, quizás en el futuro.... con el dinero de todas las enfermeras... proyectos más ridículos (y onerosos) hemos sufrido.

       Aquí el fragmento de la sentencia:


    Pero eso no es todo, el asunto va tomando cuerpo. Por si aún no hubieran recibido suficientes reveses, a Su Señoría le dio por leerse los estatutos del CGE y ¡¡oh sorpresa!!, el Señor Juez considera que para nada el CGE está legitimado para demandar a terceros por competencia desleal, POR QUE NO LO PERMITEN SUS PROPIOS ESTATUTOS, ya que una corporación de Derecho Público no puede desarrollar "actividad económica propia". ¿En qué estaría pensando el abogado que redactó la demanda? ¿Haría alguna rebaja? No seamos maliciosos y pensemos que realmente Máximo y sus "hombres de negro" sabían que la demanda no tenía fundamentos y que ni siquiera era legítima. No dudemos de su buena fe y defensa de los intereses generales de la profesión enfermera ante el peligro que podía suponer ANE...

     Lo entendemos, suele pasar. Cuando uno lleva tantos años al frente del mismo barco es frecuente confundirse y no saber dónde termina una cosa y dónde empieza otra, lo público y lo privado, lo propio y lo ajeno. Ya le pasó al señor Emilio Losa con un tema parecido, recuerden sus declaraciones sobre el CODEPA, aquello de "esto es una empresa privada y como tal...".

     Es triste que tenga que venir un juzgado a decir "oiga, no mezclen el Consejo General de TODAS las Enfermeras, con los chiringuitos satélites que tengan ustedes montados". 

Lean y disfruten, es para hacerse una camiseta con el texto.: 

    Sigamos que la cosa va "in crescendo". 

   Cuando un Juez dice "A mayor abundamiento...", agárrate la ropita interior con las dos manos y busca muda limpia, que vienen curvas. Y así fue. 

   Su Señoría observa claramente que ANE nace en Junio, sin afán económico, como se ha dicho, y que en Julio (un mes después) el CGE planta una demanda, sin aviso previo ni ganas de conciliar con el/los demandados.  Curioso, coincidente, retorcido y ruin.

   Hay una frase en la sentencia que da pena y vergüenza ajena al mismo tiempo, sobre nosotros mismos. Me refiero a eso de "a pesar de tratarse de compañeros", a la hora de demandarnos sin avisarnos previamente. 

  Aquí podríamos ampliarle información al Sr. Juez y decirle quello de: "Mireusté", Señor Juez, para el CGE no hay compañeros, sólo hay enfermeras que deben pagar y callar, el resto somos incordio, porque pagamos y no callamos. 

   JAMAS HAN TENIDO COMPAÑEROS, señor Juez.  De hecho no se les recuerda ya labor asistencial en la profesión. Pertenecen a un universo paralelo donde no hay turnos, ni pacientes que cuidar. Y esperando equivocarme, el recurso a esta demanda lo acabará demostrando.
   Pero sigamos. Lean ustedes la parte en rojo, donde el Juez deja cristalinas las cosas, es lo mejor de todo. Básicamente dice que:

   EL CGE, USANDO UN MEDIO LEGAL (LOS JUZGADOS) BUSCA ALGO ILEGAL, CALLAR VOCES CRÍTICAS MEDIANTE LA REPRESIÓN DE LA DISIDENCIA, USANDO SU SUPERIORIDAD ECONÓMICA, ACTUANDO DE FORMA MANIFIESTAMENTE ANTIJURÍDICA. 

Palabrita de Juez. 
Ahora vas y lo cascas. Lean y rían, a carcajadas.


   Visto lo visto, ya con semejantes reveses, Su Señoría les condena al pago de las costas de este xareu,  dejando alto y claro LA TEMERIDAD Y MALA FE DEL CGE


   Por tanto, el Juez desestima la demanda y tal como ya  se expuso y expresa condena a costas y DECLARACIÓN DE TEMERIDAD Y MALA FE POR PARTE DEL CGE.


Y recuerde, el Consejo General de Enfermería, cuyo máximo representante es el "Dr.²" Máximo González Jurado, es el que, como enfermeras, nos debe defender, amparar, proteger y luchar por nuestros intereses...


 El CGE y su presidente, te recordamos, es esa institución que pretende sacar adelante iniciativas coercitivas COMO ESTA.
Aun te faltan motivos para #tomatucolegio ?
Acude a las Asambleas, ejerce tus derechos.
Acude a votar.
Comparte, difunde, comenta. #6000enfermeras